EL DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA: UNA REVOLUCIÓN PARA LA COCINA EUROPEA Y MUNDIAL

image_pdfimage_print

Entre las múltiples formas en que se le puede catalogar , hay una por la que destaca el Descubrimiento de América: una revolución para la cocina mediterránea, europea y mundial.

El encuentro revolucionario con un Mundo nuevo

El descubrimiento de América por Cristóbal Colón supuso una revolución que acabaría siendo mundial tanto en términos objetivos como en el campo más subjetivo de las percepciones. Encontrarse con especies nuevas implicó un cambio radical en las cocinas europeas y mundiales desde el siglo XVI hasta hoy. Con intensidad variable según el producto, el país receptor y el hambre de los consumidores, los productos americanos terminaron por revolucionar la gastronomía. La consecuencia fue un enriquecimiento para los paladares y para los léxicos nacionales. Asimismo, proporcionó nuevos elementos en las mesas familiares y novedosa inspiración para artistas y poetas.

América proporcionaba numerosas especies alimenticias nuevas y era casi infinitamente receptivo a las necesidades europeas. Una tierra concebida como lugar ideal, fértil, dadivoso que contribuyó a la percepción positiva en Europa. América surgía, consagrándose como lugar de oportunidades para paliar el hambre milenaria y ampliar los horizontes del hombre occidental.

Efectos del Descubrimiento en la alimentación de los dos continentes

La llegada de los colonizadores europeos, con sus esclavos negros, al continente americano, significó, a todos los efectos, la unificación del mundo. Este hecho condujo a la transculturización alimentaria más importante de la historia. Aquel acontecimiento permitió ampliar la variedad de las dietas y, con la aclimatación de muchos productos procedentes de América, alimentar a más gente en el continente europeo. El intercambio de alimentos entre el Nuevo y el Viejo Mundo fue muy amplio.

De América llegaron a Europa una gran variedad de alimentos, desde cereales a un amplio abanico de leguminosas, verduras, hortalizas y frutas (el maíz, la patata, el tomate, el pimiento, diversas variedades de legumbres y un largo etcétera), sin olvidar bebidas como el café o el chocolate. El cambio fue tan profundo que todavía muchos de estos alimentos se consideran parte consustancial de la vida y la forma tradicional de alimentarse en el Mediterráneo.

 

Hagamos una revisión de aquellos productos que América aportó al mundo, su inicial percepción y representación, así como la utilización y el derrotero que siguieron en la economía y costumbres mundiales.

En busca de las especias conocidas, se abrió un nuevo abanico de productos

El pimiento y sus nombres

Chile

Entre las especias y condimentos, los descubridores encontraron el ají (ucho en lengua inca, o chili en lengua mexica). Al ají taíno lo confundió Colón con la pimienta en vaina. De ahí el nombre español pimiento para esta especie sin parentesco alguno con la pimienta oriental y que ha llegado a formar parte de la vida diaria del pueblo ibérico.

Según apunta Francisco Abad Alegría en su discurso de ingreso en la Academia Aragonesa de Gastronomía,

“Parece mentira, a estas alturas, pero el caso es que los pimientos no formaban parte de nuestro repertorio alimentario antes del siglo XVI. No es sencillo imaginar una cocina hispánica sin el rojo ingrediente, fresco, seco o pulverizado, pero así estaban las cosas. Más de un autor atribuye paternidad árabe a la aclimatación hispánica del pimiento. A los árabes les debemos muchísimo, mucho más que la aportación de elementos alimenticios, y les quedamos por ello amigos y deudores, pero el pimiento no. La cosa empezó al otro lado de la mar océana.

“Con diferencia, la riqueza especiera era la más codiciada de todas las que podían deparar las nuevas rutas comerciales. Los Reyes Católicos no son ajenos a ello en su aguda visión político-comercial y favorecen el viaje de Colón, en busca de una ruta alternativa al Oriente, que consolidaría futuras posesiones coloniales tras la promulgación de la bula Inter Caetera de Alejandro VI y la firma del tratado de Tordesillas.

En el espíritu de Colón estaba bien presente la riqueza inmensa que encerraban las especias, y descubre con entusiasmo la llegada a las islas especieras. Se entiende así cómo estaba justificadísima la alborozada noticia con que Colón patenta, el martes 15 de enero de 1493 , la existencia de una nueva especia a la que denomina por tanscripción fonética de la lengua de los indios , ají , nuestro pimiento. No es extraño que Colón anote con todo detalle la existencia del ají, que es su pimienta, que vale más que la pimienta.

Y continúa explicando el candidato:

“Esta «pimienta» está envuelta por una cápsula (el fruto) y se organiza en forma de granos (semillas) alrededor de una guía carnosa (el endocarpio); la similitud con la pimienta larga, procedente de Oriente, ya conocida por los romanos, resultó evidente para los españoles. Si añadimos que su picante y aroma superaban a la misma pimienta, nadie vaciló en olvidar el pequeño detalle de la vaina, llamándola «pimiento», el varón de la pimienta. Muchos años después, aún se denominaría a la especia pimienta larga de América. Al pimiento picante le seguiría muy pronto de forma natural, al sistematizarse los descubrimientos y avanzar la conquista, el dulce.”

Otras especias de nuevo cuño: la pimienta de Jamaica

Pimienta de Jamaica

El experto botánico Diego Chanca, que acompañó a Colón en su segundo viaje a América, se sintió apabullado frente a las nuevas variedades de plantas. Especialmente, ante una especie exótica que combinaba en sí el aroma del clavo, la canela y la nuez moscada. Es lo que conocemos como pimienta de Jamaica, o “pimienta inglesa“, cuya única fuente de abastecimiento sigue siendo el Caribe. Otros nombres que recibe son pimienta gorda, pimienta guayabita, pimienta dulce, o malagueta. Debido a que su sabor recuerda esa mezcla de sabores de tres especias (canela, nuez moscada y clavo) en inglés es conocida por ‘allspice’.

Buscando clavo y canela, inexistentes en América, encontraron en la selva amazónica una liana cuyos tallos tenían un aroma parecido. Le dicen “clavo-huasca” y tiene diversos usos medicinales.

Vainilla

La vainilla

Entre los nuevos condimentos no podemos olvidar la vainilla, una exótica orquídea de fruto capsular y que se parece mucho a una legumbre. Crece en climas cálidos y húmedos, principalmente en México y Centroamérica. La bautizaron como vainilla los españoles por la semejanza de su fruto con una vaina y luego la llevaron para utilizarla en postres muy antiguos, redundando en sabrosos cambios en la repostería europea.

Otras especias

Muchas de estas especies tardaron en ser apreciadas en su real contexto y en general fueron en un principio confundidas con las tan preciadas semillas y plantas que se traían de Oriente. En la crónica colombina abundan las alusiones a la pimienta, el ruibarbo, la canela y otras especies que se esperaba encontrar. La naturaleza americana se miraba con una lente asiática que justificaba la empresa de descubrimiento y conquista por parte de España.

El descubrimiento del tomate y su tardía introducción en la cocina europea

El tomate o jitomate, palabras que derivan del nahuatl Tomatl, es una fruta redonda, que fue domesticada hace cientos de años en el mundo precolombino, siendo consumido como plato o como aderezo por los pueblos americanos. Tras el Descubrimiento tardó mucho en ser incorporada a la comida europea.

Existe una disputa sobre si el origen del tomate está en los Andes, donde todavía crece de forma silvestre pero es de tamaño pequeño, o en Mesoamérica, siendo los mexicanos los que lo habrían domesticado originando las especies más grandes que hoy todos conocemos, y donde llegó a formar parte importante de su dieta diaria. En las calles se vendían estofados, guisos y salsas preparadas a base de tomates, tanto rojos como verdes, junto con chiles y pepitas de calabazas. En los mercados vendían tomates de diversos tamaños, colores y sabores.

Fue un siglo después del Descubrimiento, en la segunda mitad del siglo XVI, cuando se realizó un estudio más profundo del tomate. Felipe II encargó a su médico personal, Francisco Hernández, hacer un catálogo de las plantas medicinales utilizadas en la Nueva España. Sin embargo, del tomate este da información poco fiable porque confunde algunas especies. Refiere algunos usos medicinales de esta planta, como el tratamiento de dolores de garganta, de cabeza y de oídos.

Dificultades para nombrar el tomate y actitudes encontradas frente a su consumo

Europa tuvo dificultades para nombrar las nuevas especies llegadas de América, por la inexistencia de referentes en el Viejo Mundo. Por ejemplo, al tomate al llegar a Italia se le llamaba en un principio “mela peruviana” (melocotón peruano“). Luego se le menciona con el nombre de “pomi d’oro” (“manzana de oro“).

Luis Egidio Meléndez (Nápoles,1716 – Madrid,1780).”Bodegón con pepinos, tomates y recipientes”. Museo del Prado. Madrid. Spain.

Inicialmente hubo actitudes encontradas con el tomate entre los europeos: mientras unos lo admiraban como curiosidad exótica, hasta el punto de utilizarlo ornamentalmente en jardines, otros lo observaban con recelo y desconfianza. A partir de finales del XVI su aceptación va creciendo. Aparece en una lista de compras de hospital en Sevilla, es incluido en las pinturas de naturalezas muertas de artistas de renombre como Murillo. Para el siglo XVIII ya es un ingrediente común en la dieta de los ricos y pobres europeos. Una vez aceptado como alimento, fue ganando en aprecio rápidamente, llegando a convertirse en ingrediente fundamental de diversos platos nacionales, como la salsa de tomate para la pasta italiana, el pisto manchego, la sanfaina catalana o el gazpacho andaluz.

El girasol

Girasol

El más importante de todos los cultivos industriales llegados a Europa desde América es el girasol. Su origen pareciera ser de América del Norte. Los colonizadores españoles introdujeron las primeras semillas para ser plantadas en el jardín Botánico de Madrid. Desde España, el girasol se habría expandido por toda Europa, con nombres sugerentes y evocadores, que constituían un recordatorio permanente de la belleza de las Indias Occidentales. “Flor del sol”, “sol de las Indias”, “corona de Júpiter”, “mirasol” son los diferentes apelativos que se usaron para hablar de esta flor que, durante mucho tiempo, mantuvo su carácter meramente ornamental.

La patata y otros tubérculos

El protagonista principal: la patata

Tubérculo originario de los altos valles cordilleranos del Perú, la patata tiene una amplia distribución geográfica en América. En forma silvestre se da desde el sur de Chile hasta el sur de Estados Unidos. Sin embargo, el centro de su domesticación fue la zona andina sudamericana.

Patatas

Fue descubierta por Francisco Pizarro, mencionada por Juan de Castellanos y llevada a Europa por los españoles.

Su introducción en la dieta europea no fue nada de fácil. Pedro Cieza de León, que ofrece en su Crónica del Perú (1541) detalles sobre el aspecto y la forma de consumo de la patata en la zona andina, habría mandado varios tubérculos a los soberanos españoles en 1588. Pero no fue hasta fines del siglo XVIII cuando este producto comenzó a ser valorado por los europeos. En general, este rechazo se explica por su inexistencia en la Biblia o porque se pensaba que era venenosa o podía producir lepra.

La lenta expansión de su consumo en Europa

Lentamente, sin embargo, diferentes circunstancias fueron variando la percepción hacia este tubérculo. La patata acabaría convirtiéndose en el producto americano más difundido del mundo. Con el tiempo, su consumo transformaría a Europa poniendo fin a las hambrunas periódicas que asolaban a la población.

En su expansión en el Viejo Continente influyeron dos factores. Primero, sus cualidades intrínsecas y su capacidad para adaptarse a los climas más inhóspitos y a todos los terrenos. Segundo, algunas disposiciones y caprichos reales: Felipe II, envió como presente al Papa una planta de patata; hacia fines del siglo XVIII, Luis XVI de Francia decidió difundir este alimento entre la población, mediante la financiación de cultivos experimentales. Cuando las plantaciones verdearon, soldados armados custodiaron los cultivos creando verdadera expectación y ansiedad entre los curiosos de la zona. Esto terminó generando una gran demanda por las patatas del rey.

La batata, patata dulce o boniato

Boniato o batata

El boniato es un alimento reconocido como eficaz contra la desnutrición por sus características nutritivas, facilidad de cultivo y productividad.

Los españoles la llevaron al sur de España, Portugal e Italia. Ahí fue alimento de pobres, hasta que alguien rumoreó que podía tener poderes afrodisíacos. En España sigue cultivándose en localidades favorables como Vélez-Málaga (provincia de Málaga), donde encontramos al mayor productor en Europa. Su cultivo se ha difundido ampliamente por todas las regiones del mundo en las que el clima lo permite. China es actualmente el mayor productor mundial en volumen con el 80% de la producción del planeta. Por su parte, las Islas Salomón tiene la mayor producción per cápita del mundo: 160 kg por persona por año.

El maíz

Maíz

Este cereal era la base del sustento de las culturas mesoamericanas y tenía, asimismo, un importante papel en la dieta de las culturas andinas. En el México azteca, el maíz estaba además presente en los relatos de origen y sistemas religiosos. Especialmente versátil, el maíz era la base para la preparación azteca de tortillas de todos los tamaños y colores. Se rellenaban con pescado o ave y se condimentaban con chile y otras hierbas. El maíz servía asimismo para la preparación de guisos, sopas, sazonados y dulces.

En su traslado al Viejo Mundo, el maíz se introdujo en la península ibérica en los inicios del siglo XVI. De ello existen datos sobre su cultivo en Castilla, Andalucía y Cataluña, así como en Portugal hacia 1520.

Continúa extendiéndose primero en el suroeste de Francia y en la segunda mitad del siglo XVI se introduce su cultivo en el norte de Italia. Allí, especialmente en la región véneta, se adaptó a los usos tradicionales, siendo consumido en forma de polenta. La polenta había sido elaborada con otros cereales, como el trigo el trigo sarraceno, la avena, o el mijo.

Posteriormente, el maíz se introduce en la península balcánica. No obstante, durante mucho tiempo la población europea lo destina principalmente a la alimentación de animales. Finalmente se incorporó a la cocina internacional en forma de maizena (harina fina de maíz), palomitas de maíz, y aceite. En África tuvo más éxito aún convirtiéndose en un colaborador para paliar la escasez de alimento.

El cacao y el chocolate: fuentes de energía y placer

La palabra Cacao tiene un origen milenario, remontándose a los lenguajes de la familia Mixe-Zoque hablada por los Olmecas antiguos. Este pueblo fue el primero en cultivar dicha planta en Mesoamérica. En idioma maya yucateco “Kaj” significa amargo y “Kab” significa jugo.​ Algunos lingüistas proponen una teoría alternativa sobre el significado del nombre. Según estos, el correr del tiempo produjo varias transformaciones fonéticas que abocaron en la palabra “cacaoatl”, evolucionando después a “cacao”.

Los antiguos pobladores aztecas lo consideraban un árbol divino. La palabra cacao (originalmente pronunciada como (Kakawa) parece estar relacionada con el idioma mixe-zoque y se refiere básicamente para nombrar la planta. Al ver que los granos de cacao se usaban como moneda y que los aztecas atribuían a la bebida de cacao virtudes reconstituyentes y afrodisíacas, Hernán Cortés decidió explotarlo comercialmente creando plantaciones en México. Después los españoles siguieron desarrollando cultivos en Venezuela, Trinidad y Haití, e incluso en una isla de África occidental. Desde esa isla, el cultivo del cacao se extendió a Ghana en 1879.

El chocolate

El conocimiento del chocolate llega a Europa mediante el monopolio inicial creado por España sobre el comercio del cacao. En España cambia la fórmula inicial, se le endulza con azúcar de caña y se aromatiza con canela, consumiéndose en estado líquido. Así logra inicialmente una gran aceptación social.

El chocolate es el alimento originario de América, que, comparativamente con otros, se incorpora con mayor popularidad en la sociedad europea del siglo XVII. De España pasa a Francia mediante la corte francesa (de influencia española). A Italia pasa gracias a las redes conventuales y religiosas de la época. Poco a poco se iría extendiendo su consumo a lo largo de todos los países europeos y asiáticos, y el cultivo del cacao estableciéndose en África.

La aparición del chocolate sólido provocó una explosión en su consumo

El chocolate permaneció en estado líquido, como bebida, hasta bien avanzado el siglo XIX. Concretamente en 1828, cuando fue empleada la prensa hidráulica en la extracción de la manteca de cacao. Los descubrimientos técnicos posteriores, realizados en Europa, con el objeto de mejorar tanto su manipulación como su elaboración, y el mejor conocimiento sobre la composición del chocolate, logró modificar su aspecto inicial de bebida. Es a finales del siglo XIX, y comienzos del XX, cuando surgen como novedad las primeras elaboraciones confiteras de chocolate sólido: bombones, pralinés, barras de chocolate, etc.

A pesar del éxito del chocolate en la alimentación europea, nuestro continente juega un papel de mero consumidor. El cacao por sus características se pueda cultivar solamente en algunas regiones con clima tropical. Si inicialmente la producción provenía de América, esta situación se ha ido modificando lentamente. En la actualidad más de la mitad de la producción del cacao proviene de África (concretamente de Costa de Marfil). La producción en América es inferior a la tercera parte (el mayor productor es Brasil en la selva amazónica). Completan la producción Asia y Oceanía (plantaciones de Malasia y Nueva Guinea).

El aguacate

Aguacate

El aguacate es el fruto del aguacatero o Persea americana, un árbol muy vigoroso con origen mesoamericano. Los aztecas le conferían propiedades afrodisíacas. Desde época precolombina se conoce su cultivo en México y el resto de América Central bajo el nombre de “ahuacatl”.

Los españoles lo denominaron Pera de las Indias por su semejanza a la pera nacional. En el siglo XVII trasladaron su cultivo a las Antillas. Los portugueses, por su parte, lo llevaron a Brasil.

En el siglo XVIII los aventureros españoles lo introducirían en las Islas Canarias mediante el Jardín Botánico de Orotava. Desde allí saltó a la Península, generalizándose su cultivo en la vertiente mediterránea (de clima favorable para esta especie). Este se extendería desde Granada hasta Barcelona (en ésta última de forma experimental).

Durante el siglo XIX los franceses comenzarían a experimentar con plantaciones de aguacate en una de sus colonias, Argelia. En este mismo siglo los españoles implantarían su cultivo en Florida y California.

España se encuentra en la actualidad entre los mayores productores de aguacates, junto con México, Estados Unidos, Chile y Sudáfrica. Su cultivo se centra mayoritariamente en Andalucía, con más de 9.000 Ha. También se cultiva en las Islas Canarias (cerca de 700 Ha). Su comercialización se dirige especialmente hacia Europa. Aquí, Francia, Alemania, Reino Unido e Italia son sus principales consumidores y España abandera las exportaciones.

Las cucurbitáceas americanas: calabazas, calabacines y plantas afines

Calabazas

Tras la conquista, la calabaza –como sucedió con muchos otros productos de estas tierras– se difundió por el mundo. En varias regiones fue adoptada hasta el punto de convertirse en componente esencial de su gastronomía. Fue tal la adaptación que la calabacita de México (fruto tierno de la Cucurbita pepo) es también conocida como calabaza italianazucchina. Hoy México es el mayor productor mundial de calabaza –la producción ronda las 560.000 toneladas–. Es seguido por países como Estados Unidos, Italia, con casi medio millón de toneladas, y Japón, con unas 255.000 toneladas.

La piña americana

Piña americana

Originaria de algún lugar no especificado de Sudamérica, probablemente provenga del Cerrado, específicamente del Altiplano Goiaseño. Los estudios de diversidad sugieren un origen entre Brasil, Paraguay y Argentina (zona de nacimiento de la cuenca del Plata). Desde allí se difundió al curso superior del Amazonas y la zona de Venezuela y las Guayanas. Hacia el 200 d. C. fue cultivada en Perú por los Mochica, quienes la representaron en su cerámica.

La piña aparece en las crónicas desde los primeros años del Descubrimiento llegando a considerarse la reina de la frutas. Entre las representaciones de esta fruta, destacamos la de Gonzalo Fernández de Oviedo, del año 1547. En su Historia General y Natural de las Indias, el autor ilustra sus descripciones con dibujos de su propia mano. Esto tiene un importante valor documental. A diferencia de otras ilustraciones disponibles de la flora y fauna americanas, las de Oviedo proceden de un testigo directo. Retrata lo que ve y además lo ilustra en su propio contexto.

En el siglo XVI se propagó hacia Europa y las zonas tropicales de África y Asia.

Los cactos

Cactus

Los cactos atrajeron la atención de Gonzalo Fernández de Oviedo, quien incluye varias ilustraciones de diferentes tipos de esta planta. Se refiere al aquel cacto que da tunas, comparándolas con las brevas o higos y admirándolas por su buen sabor. Se espanta, sin embargo, al comer tunas rojas del color de la orina después de la digestión. Casi todos los expertos están de acuerdo en su origen mesoamericano, como vemos en los antiguos códices.

Los animales que vinieron de América

Pavo

El pavo es también una especie americana. En la zona altiplánica, existía una especie de pavita de ala blanca, cuya carne era absolutamente deliciosa. El pavo silvestre fue encontrado por los colonizadores europeos desde el sur de Canadá hasta Centroamérica. La variedad consumida actualmente el día de Navidad es doméstica. No obstante, es resultado de un largo proceso de selección realizado por los habitantes prehispánicos de México. Lo trajeron los españoles a Europa, donde se hizo muy popular como ave doméstica.

Un intercambio bidireccional de alimentos entre ambos continentes

Viñedo chileno en la zona andina

La gran fertilidad de las tierras del Nuevo Mundo era percibida por los europeos como una nueva posibilidad de obtener los mismos productos europeos en tierras americanas. Tierras más fértiles y cuyo clima aseguraba cosechas todo el año. Se llevaron entonces a América naranjos, limones, uvas, plátanos y caña de azúcar,. Estos cultivos revolucionarían la economía mundial hacia el siglo XVI. Granos tan importantes como el trigo y la cebada se difundieron también ampliamente. Los animales también se aclimataron muy bien en estas tierras de favorables pastos y clima benigno. Durante los primeros años del siglo XVI casi todos los pobladores en el Nuevo Mundo comían carne y bastante. La tierra americana fue generosa con el europeo. Lo que en Europa era escasez, en América era abundancia.

Gaucho argentino pastoreando un rebaño de vacas

En aquellos lugares sin clima tropical y fertilidad extrema la visión europea también fue positiva. Saber que en allí podía replicarse el campo andaluz y conseguir los frutos acostumbrados, animaba a los emigrantes españoles. En Chile especialmente, los europeos fueron capaces de generar una réplica del régimen agrícola esencialmente andaluz. Allí sembraron trigo y criaron vacas, caballos y cerdos y cultivaron viñas y olivos. A esto se unía la posibilidad de manejar mano de obra gratis o muy barata en los campos producir alimentos.

Referencias

  • Sanfuentes Echeverría, Olaya. (2006). Europa y su percepción del Nuevo Mundo a través de las especies comestibles y los espacios americanos en el siglo XVI. Historia (Santiago)39(2), 531-556. [URL]
  • Abad Alegría, Francisco. Color rojizo en nuestra historia culinaria. El especiado con azafrán y pimentón en las cocinas Hispanas. Discurso de ingreso en la Academia Aragonesa de Gastronomía, Zaragoza, 19 de diciembre de 2001. [PDF]
  • Capatti, Alberto; Montanari, Massimo. La cocina italiana. Historia de una cultura. (Título original: La cucina italiana. Storia di una cultura, 1999). Alba Editorial, Barcelona, 1ª edición en español, 2006
  • Wikipedia. Theobroma cacao. [URL]
  • Wikipedia. Historia del chocolate. [URL]
  • Región de Murcia. Aguacate. [URL]

Historia del tomate

Esta entrada fue publicada en HISTORIA DE LA ALIMENTACIÓN, MEDITERRÁNEO GLOBAL, MEDITERRÁNEO OCCIDENTAL y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario