ENSAYO APOLOGETICO SOBRE LA COCINA ESPAÑOLA

image_pdfimage_print

Acaso en ningún otro país encuentres que la cocina tiene una escala tan diversa de matices como en la nuestra, desde el sustento rudimentario de los pastores que Cervantes comparó al de la dichosa edad dorada y Keiserling al de los habitantes de la edad de piedra, hasta los banquetes liberales y copiosos de los palacios y de los ricos labradores, que emulan al romano festín o a la generosidad de Camacho; y, en el centro de estos dos extremos, el cotidiano sustento de los más, sencillo, diverso, sabroso y pulcro, incapaz de hartar ni de aburrir, y, sobre todo esto, sazonado con patriarcal ascetismo. Porque no se olvide que entre nosotros, Dios vigila a los pucheros, y que el propio Altimiras, cocinero y tratadista famoso, dedicaba’ sus recetas al beato Diego de Alcalá, rogándole, decía: “que dirijais mis operaciones para que, cumpliendo a vuestra imitación las obligaciones de mi estado cocineril, pueda gozar de vuestra compañía en el cielo”

Gregorio Marañón

Referencia

En: Rueda Montaña, Guillermo. Ensayo apologético sobre la cocina española. Revista Medicina (Colombia), 1979; Vol. 2: núm 1, 91-96.

Esta entrada fue publicada en Citas, Escritor@s y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario