Puls punica (gachas cartaginesas)

image_pdfimage_print

El puls punica era uno  de los platos básicos de la alimentación romana, adoptado de los cartagineses, que recuerda al típico desayuno actual con avena. Tal como dejó escrito Catón en su obra De Agricultura, 85-86, consistía en una especie de gachas (puls significa gachas en fenicio) elaboradas con harina y agua, a las que se les podía  añadir otros ingredientes como miel, queso o huevos.

La elaboración de estas gachas viene descrita así por Catón:

Para la elaboración de gachas simples, “haz <<puls>> de trigo así. Pon media libra de trigo limpio dentro de un mortero; enjuágalo bien, quitar la cáscara bien, se purifica bien; después se vierte dentro de una olla con agua clara, y se cuece; cuando esté cocido, añadir leche poco a poco hasta conseguir  una crema espesa”.

A continuación el autor explica cómo hacer el puls punica: “Cocina gachas cartaginesas de la siguiente manera: Pon en remojo una libra de espelta, y haz que se remoje bien; viértela dentro de un molde limpio, y con tres péndulos de de queso tierno, medio péndulo de miel y un huevo, mézclalo bien. Así viértelo dentro de una olla nueva”.

En su interesante blog “De Re Coquinaria” sobre cocina romana y otros aspectos del mundo antiguo, la profesora valenciana de latín y griego Charo Moreno nos hace una  adaptación de la receta para hacérnosla más entendible:

Ingredientes: 500 gramos de harina, agua (la necesaria para desleír la harina), 1 kg. de queso fresco, 250 gr. de miel y un huevo.

Elaboración: Desleír la harina en agua, añadir todos los ingredientes y cocer al baño maría hasta que esté cuajado. Para servir se le puede añadir más miel.”

 Para poder apreciar visualmente su elaboración a continuación os incrusto el vídeo de un Relais de lujo situado en el sur de la isla de Cerdeña que he encontrado navegando, Is Morus Relais.

Esta entrada fue publicada en Cocina histórica y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario