Italia Central

La Italia central es aquella parte del territorio de Italia que comprende las regioneItalian NUTS1 Centrals de Toscana, Lacio, Umbría, Marcas y en algunas oportunidades Abruzos y Molise. Sin embargo, generalmente Abruzos y Molise son considerados como meridionales por estar bajo el régimen del Reino de las Dos Sicilias, antes de la unificación.

La Italia central limita al norte con la región de Emilia-Romaña en la Italia nororiental y Liguria en la Italia noroccidental, al este con el mar Adriático y al sur con los Abruzos, Molise y Campania.

Wikipedia

Gastronomía de Italia Central

La cocina de Italia Central tiene una influencia cruzada de la cultura hebraica y de los antiguos pobladores autóctonos: umbros, etruscos y romanos. El elevado consumo de sopas con cereales, como las sopas de farro y cebada, es un exponente de la pervivencia de las costrumbres de la antingua Roma.

En las zonas costeras de la región, tanto las tirrénicas occidentales como las adriáticas en el este del país, es importante el consumo de platos de pescado, entre ellos las sopas, desde el cacciucco toscano al brodetto de Las Marcas. El bacalao es otro de los grandes protagonistas de la cocina del mar, desde el stoccafisso all’anconetana, en Las Marcas, a los diferentes platos a base de bacalao en Molise.

Algunos de los grandes protagonistas de estas gastronomías son el aceite de oliva –hay muchas denominaciones de origen–, el pecorino –queso de oveja curado–, sobre todo el toscano y el romano, las legumbres –judías con tocino, lentejas, garbanzos–, las trufas blancas y negras, el azafrán –este último en Los Abruzos principalmente– y los embutidos, que varían mucho de región a región y casi de pueblo a pueblo. Especialmente famosos son los embutidos de la zona de Norcia, en Umbría, tanto que las tiendas que venden embutido se han rebautizado “norcerie”. El lardo di Colonnata, un tocino de denominación de origen de la Toscana, es el más conocido de Italia, un ingrediente pobre convertido en toda una delicatessen.

En cuanto a la carne, es muy común comerla a la brasa o asada y algunas de las más típicas son el pollo, el cerdo y, en algunas zonas, el cordero, el cabrito, el conejo, la liebre, el jabalí y, hacia el sur, en los Abruzzos y el Molise, la oveja. La casquería, sobre todo en la Toscana y en el Lacio, también es muy común.

La pasta merece, como siempre en Italia, un capítulo aparte. Desde los pici de la Toscana a los cappelletti con caldo, passatelli, strozzapreti, o los maccheroncini de Campofilone en las Marcas, los spaghetti alla chitarra de Los Abruzos o los cavatelli de Molise. La pasta se prepara a menudo con salsas de tomate pero no con ternera sino con otras carnes o aves –jabalí, pato, liebre, cordero…–. Las penne all’arrabbiata y los bucatini all’amatriciana son, junto con los spaghetti alla carbonara, los otros dos clásicos de la cocina del Lacio, la región de Roma.

Fuentes consultadas:

Comida típica del centro de Italia